Los efectos sobre la salud del cannabis

efectos salud semillas de marihuana

Existen muchas opiniones sobre los efectos del fruto de las semillas de marihuana. Algunas opiniones estarán bien informadas y basadas de fuentes respetables, mientras que otras se formarán sin ningún fundamento. Sin duda, la investigación y las conclusiones basadas en la investigación son difíciles dada la larga historia de ilegalidad en este campo.

Sin embargo, existe una clara corriente de opinión que defiende que el cannabis presenta claros beneficios y debe ser legalizado. Muchos estados en América y Australia han tomado el camino para legalizar el cannabis. Otros países están siguiendo o considerando diferentes opciones legales. Y en este contexto, el debate sigue siendo el mismo: ¿El cannabis es bueno o no?

El término cannabis se usa aquí para representar el cannabis y la marihuana, que provienen de una parte diferente de la planta. Se encuentran más de 100 compuestos químicos en el cannabis, cada uno de los cuales ofrece diferentes beneficios o riesgos.

Indicaciones clínicas

Una persona que está “drogada” por fumar cannabis puede experimentar un estado eufórico donde el tiempo es irrelevante, la música y los colores adquieren un mayor significado y la persona puede adquirir los “nibblies”, queriendo comer alimentos dulces y grasos. Esto a menudo se asocia con problemas de motricidad y percepción. Cuando se alcanzan altas concentraciones de sangre, pensamientos paranoicos, alucinaciones y ataques de pánico pueden caracterizar su “viaje”.

Pureza

En la lengua vernácula, el cannabis a menudo se caracteriza como “buena mierda” y “mala mierda”, aludiendo a la práctica generalizada de contaminación. Los contaminantes pueden provenir de la calidad del suelo (por ejemplo, pesticidas y metales pesados) o pueden agregarse posteriormente. A veces, las partículas de plomo o pequeñas gotas de vidrio aumentan el peso vendido y reportan un mayor beneficio para el camello, aunque un mayor riesgo para el consumidor.

Efectos terapeúticos

Algunos de los efectos del cannabis se presentan como beneficiosos, mientras que otros conllevan riesgos. En este sentido encontramos que el cannabis en el tratamiento de la epilepsia no es concluyente debido a la insuficiencia de pruebas; mientras que las náuseas y los vómitos causados por la quimioterapia pueden mejorarse con el cannabis oral.

En el lado positivo también encontramos una reducción en la severidad del dolor en pacientes con dolor crónico como un resultado probable del uso de cannabis y la espasticidad en pacientes con esclerosis múltiple (EM) también mejoraron en sus síntomas.

Por otra parte, según pruebas limitadas, el cannabis no es efectivo en el tratamiento del glaucoma. El aumento del apetito y la disminución de la pérdida de peso en pacientes con VIH / ADS tampoco se ha demostrado plenamente.Pero sobre esta base de pruebas limitadas, el cannabis sí sería eficaz en el tratamiento del síndrome de Tourette.

No hay pruebas suficientes para afirmar que el cannabis puede ayudar a la enfermedad de Parkinson y de demencia, pero si en caso de lesión cerebral traumática.

La conclusión de que el cannabis puede ayudar a las personas que padecen esquizofrenia no puede apoyarse ni refutarse sobre la base de la naturaleza limitada de la evidencia. Y de este modo se podría escribir una lista infinita de indicaciones, contraindicaciones y acciones sin efecto.

La única conclusión que podemos sacar es que el cannabis aún necesita ser investigado más en profundidad para detectar y poder separar sus beneficios de sus efectos nocivos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *