Cómo contratar a un administrador de fincas

administrador-fincas

Llevar todo el papeleo de una finca de vecinos puede convertirse en un auténtico quebradero de cabeza cuando nos toca ser el presidente de la comunidad. Por eso, cada vez más, dichas comunidades se están poniendo de acuerdo para contratar a un administrador de fincas. Una tendencia que no resulta nada de extrañar, dado que comenzar el proceso es tan fácil como buscar en Internet “contabilidad Barcelona fincas”, “administrador fincas Madrid” y similares.

Sin embargo, aunque empezar es así de simple, para continuar el proceso deberíamos tener en cuenta una serie de detalles que te explicamos a continuación.

Encontrar a un buen administrador de fincas

Después de nuestra búsqueda, viene lo más difícil: realizar la selección. ¿Cómo podemos saber que estamos ante una buena opción, ante un buen profesional en la materia?

Para aquellos que nos hayan llamado la atención, deberemos concertar una reunión en la que hablaremos sobre su experiencia administrando fincas. Esto es muy importante, para saber que se mueven como pez en el agua en este aspecto y que podrán ofrecer una buena resolución de problemas que puedan surgir en la comunidad, de manera breve y eficaz.

Un buen administrador de fincas debería contar con experiencia y conocimientos en campos tan diversos como laboral, fiscal, contable, jurídico… Y si no los domina todos, sí debería trabajar con un equipo o con otros profesionales expertos en cada tema.

Cómo contratar al administrador

Un administrador de fincas es alguien que ha recibido la correspondiente titulación y que está colegiado para poder ejercer su cargo. Este punto es más importante de lo que muchos piensas, ya que contribuye a confirmar que se trata de un profesional serio y eficiente, y hay que saber distinguir esta figura de aquellas que no están realmente cualificadas y que podrían causarnos muchos más problemas de los que ya tenemos. O de los que podríamos tener con los vecinos.

Además, el administrador sabrá cómo actuar en cada momento y cómo convocar las reuniones, llevar a cabo las reclamaciones y trámites que requiera la comunidad de vecinos en cada momento. Un particular sin experiencia en el sector encontrará en todo esto un auténtico y complicado problema, una molestia por la que no es necesario pasar.

Finalmente, una vez nos hayamos asegurado de la experiencia y la profesionalidad del administrador, deberemos ultimar los detalles sobre precios y cuotas y firmar un acuerdo en el que queden claras las gestiones que llevará a cabo en la comunidad de vecinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *